#periodigno

El pasado sábado se manifestaban en la Plaza Nueva de Sevilla más de doscientas personas, la mayoría periodistas, para reivindicar unas mejores condiciones laborales. A la vez que esto ocurría en la capital andaluza, Twitter también hacía de las suyas: bajo el hastag #periodigno los tuiteros comentaban la precaria situación que atraviesa la profesión en la actualidad. “Los periodistas tenemos una crisis económica, laboral, de modelo, de credibilidad, de ética, de valores (…) es la profesión en España con más desempleados, pero no podemos quedarnos en el lamento; el futuro del periodismo está en nuestras manos”, decía en la manifestación Rafael Rodríguez, presidente de la Asociación de la Prensa de Sevilla (@apresasevilla). Más de una decena de colectivos de periodistas y universitarios apoyaron el encuentro y leyeron interesantes discursos.

En las primeras horas de la mañana, #periodigno se convertía en Trending Topic en España. Los comentarios acerca de las malas condiciones en las que trabajan (los que trabajan) los periodistas iban acaparando la red rápidamente, dejando atrás otros temas como las felicitaciones del día de San Patricio o el inminente lanzamiento del nuevo single de Justin Bieber.

Bajo el lema Por un periodismo que defienda la verdad. Por el empleo del periodista en condiciones dignas, Rafael Rodríguez quiso concluir en Sevilla con una declaración de intenciones: “Si luchamos podemos perder, pero si no luchamos, estamos perdidos”. Y sobre esto, y a propósito del periodismo digno, el periodista Antonio Avendaño (@AAvendanyo) escribía hace tan solo unos días un magnífico texto sobre la situación de los periodistas. En él decía que “la única manera de defender nuestro trabajo es tener fuerza colectivamente”, e insistía en la necesidad de “un instrumento colectivo de presión que sea eficaz y representativo de toda la profesión, una asociación, un colegio, un sindicato, lo que sea, pero algo que nos represente colectivamente y que tenga una cierta capacidad de intimidación ante las empresas”.

En definitiva, muchas voces unidas en la lucha por reeducar a la sociedad para que valore y pelee por su derecho a la información, por replantear la figura del periodista, por conseguir unas mejores condiciones para los buenos profesionales que aman el periodismo, por reavivar una profesión que, para muchos, se está desmoronando, y por dignificar una labor tan válida como las demás. Y, una vez más, Twitter estuvo ahí para contarlo.



Anuncios