Mario Tascón: "Hoy el periodista ya no es un intermediario igual de fiable"



El sector de la comunicación está siendo modificado en muchos sentidos. Los cambios se suceden unos tras otros y pocos son los que saben con certeza qué pasará mañana. Los nuevos medios han ocupado ya el lugar privilegiado que el periodismo tradicional ha dejado vacante. Las nuevas tecnologías han dado a la ciudadanía un poder sin igual para crear y difundir información con el objetivo de desenmascarar a los poderosos de la política y luchar contra las injusticias. El periodista de toda la vida está siendo eclipsado por cualquier persona avispada que tenga una cuenta en Twitter y sepa usarla con inteligencia. ¿Qué le espera al periodismo? Si hay alguien que puede hablar con conocimiento de causa sobre medios digitales y redes sociales es Mario Tascón (@mtascon). 

Hace muchos años que este gallego comenzó su andadura en el mundo del periodismo. En 1989 empezó a formar parte de El Mundo, diario del que fue director adjunto. En 1994 creó y dirigió elmundo.es, que encabezó la audiencia de las ediciones digitales en España. Del 2000 al 2008 fue director general de Prisacom, el área digital del grupo Prisa, y desarrolló las webs de medios como El País, Cadena Ser, Cuatro, 40 Principales y Canal Plus, entre otros. Ha sido asesor de más de 15 medios internacionales, organizaciones, del Gobierno y de empresas como la Agencia EFE o BBVA, así como profesor de la Universidad de Navarra. También es responsable del blog 233grados.com, y actualmente socio director de Prodigioso Volcán S.L. Dando la Letra ha tenido la oportunidad de conversar con él sobre el presente, futuro y replanteamiento de la profesión periodística. Todo un placer, Mario.


Con un simple vistazo a su currículum puede afirmarse que es un experto en todo lo referente a las nuevas tecnologías y su influencia en el periodismo, y ha presenciado muy de cerca la creación de nuevos medios. ¿Cómo ve el futuro del periodismo a corto y largo plazo? ¿Quedan más cambios que presenciar, o ya lo hemos visto todo?
El futuro del periodismo lo veo bien, distinto al que ha habido hasta ahora y, seguramente, con menos periodistas. ¿Si nos queda mucho por ver? Espero que sí, que no paren de sorprendernos los cambios.
Ha llovido ya mucho desde que dirigió El Mundo y creó, en 1994, elmundo.es, que se convirtió entonces en la referencia digital informativa en España. Años más tarde comenzó su andadura en Prisa y fue responsable de las webs de El País, As, Cadena Ser, 40 principales, Cuatro y Canal Plus, entre otros. ¿Qué relación cree que existe entre la prensa tradicional y su versión en la red? Hay quienes sostienen que el papel está condenado a desaparecer (ej. Público). ¿Es la prensa digital un buen complemento del papel y, a la vez, su pasaje hacia la extinción?

La relación es muy íntima y necesaria, si los periódicos no ofreciesen a los lectores la posibilidad de ser leídos en la red lo harían otros. Si no tuvieran versiones digitales tampoco tendrían la oportunidad de ganar más lectores con ese sorporte. Es evidente que la relación con el papel ha cambiado, pero no creo que esta sea la causa de que los periódicos pierdan lectores. Existen otras muchas razones como los cambios en los hábitos de consumo, el tipo de público… El medio no puede permitirse no pasarse a la red, sería un atraso.
Uno de los cambios fundamentales en el terreno de la comunicación ha sido la aparición del periodismo ciudadano: blogs, redes sociales, nuevas aplicaciones… Los ciudadanos encuentra en las TIC una herramienta de lucha social (Primavera Árabe, 15M…), la tradicional relación emisor-receptor se ve modificada y ‘cualquiera’ puede ser periodista. ¿En qué lugar deja esto al periodismo y periodista tradicionales? ¿Corren el riesgo de desaparecer?

La relación entre emisor y receptor ya ha cambiado, al igual que lo ha hecho la manera de obtener información. Todo ha cambiado muchísimo en muy pocos años, incluso hay trabajando en el medio gente muy influyente que no es periodista, no porque pretendan serlo sino porque destacan en un ámbito de conocimiento concreto y lideran opiniones. Sí, el periodismo ha cambiado y el periodista ya no es un intermediario igual de fiable, aunque no creo que este nuevo periodismo vaya a sustituir al tradicional, simplemente lo está cambiando.
Dentro del conglomerado de nuevos servicios online y, en concreto, las redes sociales, el protagonismo lo tiene, sin duda, Twitter. Usted es un tuitero habitual y, además, ha escrito junto a Mar Abad el libro ‘Twittergrafía. El arte de la nueva escritura’.¿Qué ventajas le encuentra a Twitter con respecto a las demás redes sociales? ¿Ha conseguido cambiar la manera de concebir la comunicación, sobre todo entre los más jóvenes?

Sí, soy tuitero habitual y creo que es evidente que Twitter ha supuesto un cambio brutal en la comunicación. Es más rápido y eficaz, y ha modificado la agenda informativa tradicional. Ha obligado a los periodistas a renovarse: ahora la mayoría de ellos informan por Internet y tienen cuentas activas que utilizan a diario. También la gente la está usando cada vez más, lo que deja ver que es una red diferente al resto.
¿Además de ser una herramienta, se ha convertido también en un medio de comunicación?

Sí, sin duda hay una parte de Twitter que ha alcanzado el carácter de medio, aunque yo diría que no se ha convertido en un solo medio sino en la suma de muchos de ellos. De alguna manera, la jerarquización de información que generalmente hacían los medios la está haciendo ahora Twitter.
Tiene, también, experiencia en las aulas. En la actualidad está en boca de todos si la carrera de periodismo es o no válida, si es imprescindible una formación académica (y universitaria) para dedicarse al sector de la comunicación. En una entrevista realizada en 2007, usted comentó que existe “una falta de preparación correcta en las universidades, en general en el periodismo y específicamente en periodismo online”. ¿Qué opina ahora acerca de la docencia en este ámbito? ¿Cómo debe formarse a los ‘nuevos’ periodistas?

Bueno, he de decir que yo no soy partidario de que se curse una carrera para desempeñar la profesión periodística, no creo que sea necesario un título para ejercer. Sí es verdad que el planteamiento actual no es el correcto, pero lo cierto es que esta es una discusión muy difícil. Me parecería mucho más interesante incorporar otros perfiles al periodismo que hiciesen que todos los que estudian fuesen periodistas. Es evidente que esto es algo que las universidades deben cambiar, ya que supone un problema para la docencia y las empresas del sector que las personas que se incorporan a un trabajo lo hagan sin la formación necesaria. Debe haber un replanteamiento para solucionarlo, y más aún hoy en día, cuando este trabajo escasea.
Ante el panorama social y político en el que nos encontramos, a los estudiantes de periodismo se les aconseja la especialización, que sean capaces de destacar en algo. Sin embargo, las empresas prefieren en tiempos de crisis apostar por los más polifáceticos. ¿Usted vota por la especialización o por la diversidad periodística?

Creo que ambas cosas son útiles y para nada incompatibles. Es cierto que es más fácil encontrar trabajo si te especializas en algo determinado pero, por otra parte, la profesión ha cambiado y se precisan perfiles más multidisciplinares, aunque sin llegar a la locura de que una sola persona haga de todo. No hablamos de la aplicación profesional de disciplinas muy concretas como la informática o la ingeniería, pero si una persona normal hace muchas cosas normales como manejar su móvil, su cámara y montar vídeos, ¿por qué no lo va a hacer un periodista?

Anuncios