Lo llaman ayuda a España

Ayer, 20 de julio de 2012, el Parlamento alemán aprobó  con una amplia mayoría (473 votos) el Plan del Eurogrupo de rescate a España, que supone una ayuda de cien mil millones de euros en soporte para el sistema bancario español.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Olli Rehn, afirmaba:

El objetivo del programa es muy claro: dotar a España de unos bancos sanos, regulados de forma eficaz y supervisados con rigor, capaces de alimentar un crecimiento económico sostenible

Grandes medios, como EL PAÍS y El Mundo, daban relevancia a la aprobación por mayoría, mencionando de forma pasajera, como si se tratara de un hecho habitual,  la postura de la oposición:  “se ha sumado la oposición socialdemócrata y verde“- El Mundo

Lo cierto es que, como respuesta a la aprobación de la mayoría a la ayuda, Christine Buchholz, del grupo parlamentario DIE LINKE, justificó la negativa de La Izquierda con la siguiente declaración:

“Hoy voto ‘no’ a las ayudas financieras para los bancos españoles y europeos por considerar que no puede recompensarse a quienes son los responsables de la crisis. Durante años los bancos españoles han obtenido ganancias millonarias con la especulación inmobiliaria. Ahora, los gobiernos europeos convierten la deuda privada de los bancos en deuda pública para que sean las y los trabajadores quienes aporten el dinero que los bancos perdieron en el casino de la especulación.

Es insostenible que la sociedad en su conjunto tenga que asumir las pérdidas de la especulación mientras se permite a los bancos que continúen con sus negocios como hasta ahora. Es necesario desposeer a los bancos y a los mercados financieros de su poder. Antes de que pueda considerarse la posibilidad de sanear los bancos con dinero público éstos tienen que ser colectivizados y puestos bajo el control democrático.

Ni un solo céntimo de los 100 mil millones de euros facilitados redundará en provecho de la población española. 400.000 familias tuvieron que abandonar sus hogares porque no podían pagar sus hipotecas a los bancos. Se salva a los bancos pero no a las familias. En vez de ello, el paquete de medidas de rescate para los bancos agrede los logros sociales de los trabajadores españoles al exigir reformas laborales y fiscales, privatizaciones, liberalizaciones y un aumento del precio de la electricidad. El gobierno español ha aprobado cuatro paquetes de recortes en medio año. Ha recortado miles de millones en el ámbito de la educación y la sanidad, ha despedido a personal docente, ha aumentado las tasas académicas en más de 66%. Ahora quiere, entre otras cosas, privatizar el ferrocarril, aeropuertos y puertos y aumentar drásticamente el IVA.”

Juzguen ustedes mismos las razones que expone cada postura. Ya lo anunciaron ellos mismos, lo llaman ayuda a España, pero ¿Quién es España?

Anuncios