FIRMA POR EL REFERENDO DE AUTODETERMINACIÓN EN EL SAHARA OCCIDENTAL

Desde hace más de treinta años, hay una cortina de silencio que se extiende desde África al resto del mundo, que nos sumerge en la ignorancia del que cree que lo sabe todo, pero no conoce nada. Esta cortina de silencio tiene nombre; se llama medios de comunicación, gobiernos, Naciones Unidas, altos poderes, Marruecos… Pero lo más importante es lo que hay tras ella; La República Árabe Democrática del Sahara y su derecho a la libre determinación.

Basta con recordar las imágenes del documental “GDEIM IZIK”, donde pudimos observar la antítesis de los medios de comunicación: frente a las desgarradoras crónicas que las víctimas del conflicto relataban, los periódicos e informativos se mostraban impasibles, presentándonos una realidad manipulada y completamente diferente a lo que verdaderamente sucedía. ¿Vivimos en una sociedad donde los intereses entre naciones priman sobre la verdad? Si es así, el primer paso para ayudar al pueblo saharaui es la búsqueda y manifestación de esta verdad amordazada durante años. ¿No debería prohibirse la anexión de cualquier territorio a un país que apoyó regímenes dictatoriales como el de Gadafi? ¿Acaso el mundo occidental respalda las dictaduras?

En abril ya nos preguntábamos cuál sería la postura del gobierno de Rajoy con respecto a la desesperante situación del pueblo saharaui. Desde hace cuatro días, gracias a la plataforma Avaaz, es posible participar en la campaña para enviar una petición al Presidente del Gobierno Español Mariano Rajoy, :

El Sahara Occidental es un país de Africa que fue ocupado militarmente por las tropas del rey de Marruecos. España fue el estado europeo colonizador que entregó el Sahara Occidental a Marruecos cometiendo así un delito internacional puesto que a los habitantes del Sahara Occidental no se les permitio ejercer el derecho de autodeterminación consagrado por la ONU. Eso ocurrió en noviembre de 1975 coincidiendo con la muerte del dictador español, general Franco. Para llevar a cabo su felonía, el rey de Marruecos tuvo el apoyo de los Estados Unidos y de Francia, así como el consenso, que se tradujo en silencio y en no intervención, del resto de los países occidentales.

Lo que pedimos ahora es que el gobierno de España asuma sus responsabilidades, tome en su mano las riendas del asunto y, con los apoyos de los actuales gobiernos de Francia y de los Estados Unidos, devuelva el Sahara Occidental a sus auténticos propietarios, los saharauis, a través del siempre escamoteado referendum de autodeterminación.

Anuncios